Cumbre en la montaña de los dioses para finalizar la Olympic Route

Son momentos de sentimientos confrontados. Tristeza y felicidad al mismo tiempo. Ya he sentido estas sensaciones en otras ocasiones. Se cumple un sueño pero se acaba, y ese vacío te hace sentir emociones de todo tipo. Vere a mi familia y a los amigos, y eso me hace tremendamente feliz, y además en pocos días celebremos el 16 aniversario de mi hija Júlia, u poder hacerlo desde casa es fantástico. 

La Olympic Route me ha hecho sentir la aventura de manera mucho más intensa de lo que podía imaginar en un principio. Finalmente han sido 7.068km, 10 países recorridos y 20 cumbres de toda Europa. 

Ha habido de todo. Momentos intensos, de máxima emoción y felicidad, de añoranza, de sufrimiento y replanteamiento de todo…en fin, casi dos meses pedaleando dan para mucho, y si además de añades 20 cumbres de todo Europa la cosa aún se hace más intensa y interesante.

Además estos últimos días recorriendo la costa griega han sido espectaculares, y que decir de la zona de Meteora. Un paraíso de rocas imposibles que se alzaban hacia el cielo y que siete de ellas estaban coronadas por monasterios que parecían flotar en el vacío. Difícil de creer como se pudo construir en esos lugares inaccesibles.

Escalar en ese paraíso era casi una obligación para nosotros. Hubiera sido un sacrilegio para los dioses del Olimpo que dos escaladores no hubiéramos aprovechado las pocas horas que teníamos en Kalambaka. La cara norte de la roca Doupiani fue la escogida. Dos rutas sencillas de V y VI grado que nos hicieron matar el gusanillo, y tener unas vistas excepcionales de todo el sector.

A partir de hay, ya solo quedaba ascender al Olimpo, y la meteorología no pintaba nada bien para esta semana. 

Decidimos plantear el ascenso desde Litóchoro hasta la cumbre en una sola jornada. Es decir, 2.600 metros de desnivel positivo de una tacada, y la cosa salió bien!

El clima no ayudó, pero si los dioses del Olimpo, que nos permitieron llegar hasta la más alta de sus cumbres, la Mytikas, de   2.918 metros. La última arista fue bastante comprometida porque no teníamos apenas visión y el viento era cada vez más intenso. Desde la punta Skala, hasta la cumbre principal fue la parte del ascenso más expuesta, pero la llegada a la cima lo compensó todo! FINAL de proyecto y continuación de camino para la travesía olímpica de Pirineos Barcelona 2030, que estoy seguro que pedaleará, y escalará, con fuerza en este periplo olímpico que la candidatura afronta con toda la energía de los dioses olímpicos! 

Nos vemos en la próxima aventura amig@s!!!