HACIA LOS GRANDES VOLCANES DEL SUR DE ITALIA!

Etapa 32 / Etapa 38

Por fin pude salir de Croacia hacia Bari, no son antes discutirme con la poco simpática amiga de la naviera que me insistía en que me quedara dos semanas más en Dubrobnik. Me parece que no tenía claro el ritmo de nuestra aventura! 

Después de mucha burocracia pude subir al ferry y tras una noche de mar tranquilo llegaba a Bari.

La temperatura era alta y la jornada que tenía por delante hasta la provincia de Foggia fue sofocante. No un solo árbol en muchos quilómetros, pero con un premio final fantástico. El Parque Nacional del Gargano, una reserva natural en la cadena montañosa del mismo nombre y que tiene su punto más alto en El Monte Calpello, o Monte Pelado (como yo!!!).

Vivir un entorno natural, solo, y pudiendo escuchar la vida que alberga es un auténtico lujo. La cumbre del “Pelado” supera por poco los mil metros y tiene una vista fantástica de la Calabria y las costas azules que lo bañan. De ahí toca bajar de nuevo para realizar un enlace y recoger en Sicilia a Carlos Garranzo, que se ha animado a venir antes del Olympo para acompañarme en la última parte de mi proyecto. Para mi es un gran apoyo, por la confianza y la compañía! 

Salto en un ferry de Villa San Giovanni hasta Messina. Ya estoy en Sicilia! Recojo a Carlos acompañado de un calor sofocante y nos vamos hacia el ETNA. 

El ascenso hasta el Refugio Sapienza es espectacular, no me estraña que el Giro de Italia lo escogiera como uno de sus finales de etapa. Ayer pudimos ascender hasta el Cráter Silvestri, muy próximo al Refugio, y pudimos ver la intensa actividad de este volcán activo, el más alto de Europa, y que nos ha recibido entre amenazantes “fumarolas”. 

El ETNA rugió por última vez en abril de este año 2020. Si, si…hace solo tres meses. Aunque las toneladas de lava que se acumulan en sus laderas son de erupciones anteriores que en algún caso devastaron con prácticamente todo su entorno, como en invierno del 2008 y 2009. 

Es un paisaje lunar alucinante, y subir en bici por sus laderas de hace prácticamente imposible, así que hoy toca “patear” hasta su cumbre principal. El cráter central está actualmente a 3345 metros de altitud, y digo actualmente porque su altura varía depende de las erupciones! 

Mañana nos desplazaremos hasta Pompeya, donde queremos ascender a su hermano pequeño (y dormido), el VESUBIO. Pero eso es otra historia!

Nos vemos amigos.